Claves de un Buen Detox

Natalia Croissier, terapeuta nutricional 31/08/2018

Si bien es cierto que tu cuerpo está diseñado para eliminar toxinas de forma natural, puede ser que esta capacidad esté comprometida como consecuencia de los efectos de la vida moderna. El estrés, un estilo de vida sedentario, la contaminación, las malas elecciones dietéticas, la ingente química que nos rodea: alimentos, cosméticos, artículos para el hogar, agua, etc. El resultado de esta “congestión” tóxica que padece nuestro cuerpo es que ganamos peso, desarrollamos enfermedades y perdemos nuestra energía y vitalidad naturales. Este es el motivo por el cual todo aquel que se interese por el bienestar y la alimentación acaba recibiendo, antes o después, uno de los mejores consejos que hoy en día le puedan dar: ¡Haz un detox!

Estoy completamente a favor del detox siempre que se haga de forma segura, eficiente y amable. De cualquier otro modo no considero que sea una buena recomendación. Para que sea un buen detox tiene que ser una experiencia gratificante, nutritiva y curativa. Antes de que te pongas manos a la obra, asegúrate de tener un buen programa detox que contemple todos los aspectos clave para que el proceso sea el mejor posible para ti, como por ejemplo:

No te excedas con el ejercicio

Si bien es cierto que el ejercicio físico regular es importante para mantener un buen estado de salud. Aunque también lo es en un programa detox, no debe ser excesivamente intenso. Un detox puede llegar a ser un proceso muy exigente para el cuerpo. Por ello te interesan hacer ejercicios más amables y que movilicen todo el sistema linfático como pueden ser el yoga, el chi kung o la danza.

Hidrátate

Mantenerte en un buen nivel de hidratación es esencial para que tu experiencia detox pueda ser gratificante. Todo se lava con agua, el interior de tu cuerpo no es una excepción. La hidratación inadecuada hará que los tóxicos se concentren y esto provocará malestar.

No rompas con el café, mejor desacostúmbrate

Hacer un detox implica cortar con muchos “alimentos” que restan salud. No obstante, es más amable desacostumbrar a tu cuerpo a esas sustancias que romper de golpe tu relación con ellas, ya que su ausencia causará un gran malestar. Hacer un detox es una de las mejores formas de cuidar de ti, por eso no parece que tenga sentido que sea con mano dura. Es mucho mejor ir disminuyendo tu consumo habitual de todo eso que no crea salud.

Que no te falte la proteína

Uno de los grandes inconvenientes de un mal detox es la ausencia de proteína. Si bien es cierto que muchas de las fuentes habituales de proteína no encajan en un detox, no es menos cierto que sin proteína el detox no podrá ser eficiente, ya que el hígado la necesita para sus procesos.

Evita el estreñimiento

Una de las vías de salida de toxinas es a través de tu intestino. Si tu tránsito intestinal no es diario, la evacuación de los tóxicos se paraliza. Además, tu cuerpo aumentará la reabsorción de muchos de ellos y el esfuerzo de tus órganos de desintoxicación habrá caído en saco roto. Este es uno de los principales problemas por el que la mayoría de los programas detox fracasan, especialmente los que se basan exclusivamente en licuados.

Cuida de tu cerebro y de tus emociones

Un detox es un proceso exigente, pero no solo a nivel celular por el estrés que supone la movilización de tóxicos. También lo es a nivel emocional y mental. En gran parte porque la ausencia de determinadas sustancias, así como la disminución de azúcar en sangre provocan una situación muy dura que requiere un tiempo de adaptación. Fluir con los cambios emocionales, meditar, ciertos ejercicios de respiración, etc. te ayudarán a suavizar el proceso.

Nutre adecuadamente tus órganos detox

Su funcionamiento eficiente depende de que no te falten ciertas sustancias como vitaminas, minerales o antioxidantes que son clave en los procesos detox. Así, tener un buen nivel de glutatión o aportar suficiente magnesio o vitaminas B o C, entre otros muchos, es imprescindible para que todo funcione adecuadamente.

¡FELIZ DETOX!


natalia croissier nutrición

Artículo escrito por Natalia Croissier, terapeuta nutricional.
Más artículos y recetas detox en https://alimentacionkonsciente.com/

Como sobrevivir a la navidad sin subir mucho kilos. Por Natalia Croissier-nutricionista

Espacio con nuestra colaboradora habitual Natalia Croissier, terapeuta nutricional, especializada en alimentación terapéutica y natural, Máster en Nutrición y Salud por la UOC y veterinaria.

Y además tiene un blog excepcional y lleno de información valiosa llamado alimentacionkonsciente.com. Tomen nota porque hablermos con ella de la Navidad, sobrevivir a las fiestas sin estragos y sin subir muchos kilos de más.

 

ESPACIO CON NATALIA CROSSIER NUTRICIONISTA

Consejos para acabar con el insomnio.

Estrés, ansiedad, síndrome de piernas inquietas, horarios laborales cambiantes… Las causas de la aparición del insomnio pueden ser muchas y casi la mitad de la población del planeta la ha padecido en algún momento de su vida. Según los especialistas primero hay que encontrar el epicentro del problema y saber porqué nos cuesta conciliar el sueño, pero también es importante seguir algunos rituales antes de ir a la cama que pueden ser de gran ayuda.

¡Sigue estos 9 consejos!

  1. InsomnioUtiliza la cama para dormir: ver la tele, conectarse al ordenador, a la tablet o móvil tumbado en la cama, está desaconsejado si queremos conciliar el sueño.
  2. Haz deporte: después de hacer deporte tu cuerpo está mas cansado, por lo que facilita las cosas a la hora de dormir, lo harás sin despertarte durante la noche y te levantarás con mucha energía.
  3. Acuéstate y levántate a la misma hora: tener buenos hábitos es nuestra responsabilidad y en la medida de lo posible hay que ponerlos en práctica.
  4. Adiós al café y el tabaco antes de dormir: como todos sabemos el café es estimulante y dificulta el sueño, al igual que el tabaco que además es perjudicial para nuestra salud general.
  5. Tu habitación es tu templo: Debe tener una temperatura adecuada, estar en silencio, a oscuras y  tu cama debe ser lo más cómoda posible.
  6. Evita los somníferos: si los necesitas, consulta a un especialista la forma más adecuada de tomarlos durante el periodo de tiempo más corto posible.
  7. No tomes alcohol: en un principio puede dar somnolencia, pero pasadas unas horas desaparece el efecto y no conseguirás un buen descanso ya que despertarás varias veces en la noche.
  8. Siestas cortas siempre: las siestas son beneficiosas siempre y cuando no sobrepasen los 20 minutos.
  9. Si no consigues dormir, levántate: si pasados 20 minutos no consigues conciliar el sueño, es mejor que te levantes, eso significa que no estas relajado. Dedica un rato a leer o a relajar tu mente y vuelve a intentarlo al cabo de un rato.

Esperamos que estos sencillos consejos te ayuden a ¡acabar con el insomnio!

Fuente: Muy interesante.